"El castellano no está perseguido; ésa es una polémica ficticia"


Lo que era ya un secreto a voces, es ya oficial, porque lo ha dicho Juan Carlos Moreno Carrera que es catedrático de Lingüística General de la Universidad Autónoma de Madrid e insiste en que hay un "nacionalismo castellanista excluyente".

En un artículo que recoge el diario "Público" y que nos ha enviado uno de nuestros lectores, Moreno Carrera habla sobre su nuevo libro y realiza afirmaciones como :

"El Estado no acepta la verdadera diversidad de lenguas. Que no fomenta el plurilingüismo. Que el castellano no está perseguido en Catalunya, en Euskadi o en Galicia (...) El Estado ha presentado el español como la lengua de bien común, la de interés nacional, la superior, la que beneficia a todos y a todos nos hace iguales (...) Se dice que el español estándar, el de la Real Academia (RAE), es neutral, cuando no es más que el desarrollo de una variedad, del castellano. ¡Claro que está étnicamente determinado! Una prueba: la pronunciación del español culto coincide con el castellano de Madrid o Valladolid. La tesis de que hay una lengua supranacional, más rica y útil para la comunicación, es ideología (...) La dictadura fue sólo la manifestación más contundente de la lengua-nación, vehiculada en la escuela (...) Cuando se intenta que el catalán ocupe en Catalunya espacios antes ocupados por el castellano, se entiende por persecución, algo absurdo y estúpido. Lo que se teme es la posibilidad, muy remota aún, de que el catalán sea la lengua dominante en Catalunya. ¿No sería eso lo normal, siendo cooficial? (...) Trasluce ese miedo sin fundamento. ¿Se va a perder el castellano, con 400 millones de hablantes? (...) Un catalán, un vasco o un gallego tiene derecho a que se le enseñe en su lengua materna en todo el Estado. Sí se garantiza lo contrario, que un madrileño pueda estudiar castellano en Catalunya. ¿No somos todos iguales?"

¿Cuál es el motivo de que verdades como éstas no se hayan dicho antes? El catedrático afirma que es por motivos puramente económicos, pues "Los investigadores quieren recibir subvenciones, que sus resultados sean aceptados por la comunidad científica, no marginados. Si yo no tuviera puesto fijo, quizá no me habría atrevido, por supervivencia. Ahora soy más libre."

Agradecemos la información que como decimos nos ha remitido uno de nuestros lectores y a este catedrático con el valor suficiente para hablar de lo políticamente incorrecto en medio de la tormenta centralizadora.

No hay comentarios: