Las auditorías externas y el Guggenheim

El otro día estaba hablando con un amigo que me decía que tal empresa era perfectamente solvente y que estaba limpia de toda sospecha porque le hacían anualmente dos auditorías externas.

Yo le decía que las auditorías informan sobre los documentos que la empresa les proporciona, si la información facilitada es falsa el resultado también lo es. El lo negaba, en el fondo tiene un corazón de oro que le pierde.

Estos días mi amigo se ha callado un buen rato cuando le he comentado el caso del Museo Guggenheim de Bilbao que ha salido publicado en prensa.

El tema, por si alguien no se ha enterado, es que el Museo ha denunciado y despedido a su director de Administración y Finanzas, Roberto Cearsolo Barrenetxea, por estafar (que se sepa) 486.979,38 euros. Quito lo de supuestamente porque el propio denunciado ha reconocido por carta su fechoría y ha procedido a devolver parte del dinero robado.

El director actual del Museo, con cara de circunstancias, puesto que el despedido era su mano derecha, ha explicado que las numerosas auditorías realizadas no habían detectado irregularidades porque el estafador les había presentado datos falsos y eso era indetectable por las empresas auditoras.

De ello que se deduce que:

1.- Las auditorias solo descubriran una estafa si el estafador les reconoce por escrito que se está metiendo dinero al bolsillo.

2.- Que la persona que debía vigilar al estafador también debe de dimitir. Lo que explicaría la cara larga y meditabunda del actual responsable del Museo en la rueda de prensa.

3.- Que el arrepentido estafador solo reconoce su robo por valor de medio millón de euros, pero entre líneas observamos que, además, perdió otro millón de euros comprando unos dólares puesto que poco después se depreciaron (El amigo que se llevó la comisión le estará eternamente agradecido) Lo que ha hecho, sabiamente aconsejado, es reconocer el delito menor para formar una cortina de humo a su alrededor.

Y como corolario, debo expresar mis serias dudas sobre la competencia profesional de los economistas, responsables de la actual crisis, que dirigen nuestros destinos, que controlan nuestras empresas y son responsables de nuestros sueldos.Buenos días y buena suerte para el que se la busque, no para el que la robe a los demás.

No hay comentarios: