Atentado de ETA en Legutiano

¿Se puede justificar de alguna forma a ETA?

Imagen: La casa cuartél tras el atentado Fuente: "El País".
Según las primeras estimaciones 300 kilos de explosivo habría acabado con la vida de Juan Manuel Piñuel, nacido en Melilla, de 41 años, estaba casado y tenía un hijo.

El agente habría salido de la garita de vigilancia para inspeccionar un vehículo sospechoso cuando, sin previo aviso, explosionó a las tres menos dos minutos de la mañana causándole la muerte.

Ante esta nueva tragedia humana, desde NAPARTARRA mostramos (...)nuestra solidaridad y nuestro más sincero pésame a los seres queridos del asesinado, también queremos decirles que ETA jamás conseguirá objetivos políticos con la violencia y que esta tierra se siente avergonzada de compartir su suelo con ellos.

En este sentido, Ibarretxe ha pedido a ETA, otra vez, que no manche con sangre el nombre del pueblo vasco y es hora de que ETA le haga caso. Los socialistas han pedido la unidad "de todos" y los populares se han opuesto a los "atajos".

Por su parte "GARA" elude citar a ETA en su información y recoge además en sus titulares otros asesinatos con mayor número de víctimas (Israel e India) o fallecimientos por accidentes laborales o violencia de género. Curiosa y desagradable forma de echar balones fuera.


¿Se puede justificar de alguna forma a ETA?


Desde la teoría política más retorcida, se justifica el "crimen de Estado" si con él se logra un beneficio superior para una comunidad y solo existe esa solución para obtenerlo; este sería, por ejemplo, el caso que hipotéticamente hubiera justificado el asesinato de Hitler para evitar el holocausto. Este argumento siempre es subjetivo puesto que nunca sabríamos si la desaparición de Hitler hubiera producido ese efecto o quizá un genocidio todavía mayor. LOs efectos negativos deben ser previstos pues son previsibles, así, el atentado contra Aznar tuvo como consecuencia directa que le aupó a la presidencia del Gobierno en 1996, pactando éste posteriormente con el PNV y marginando a ETA que debió solicitar una tregua poco después.

Tampoco era ese Guardia Civil asesinado un "objetivo militar", pues no se consigue un beneficio estratégico, los cimientos del Estado no se han movido ni un milímetro y no provocará en ningun momento la retirada de la Guardia Civil, un incremento de las transferencias pendientes o una mejora política.

Internacionalmente, como acción mediática, las acciones terroristas provocan rechazo, más tras los atentados contra las torres gemelas, y existiendo grupos terroristas mucho más sangrientos, la actividad etarra es una simple anécdota poco apreciable en el panorama exterior. La creación de una futura euro-región es impensable, pues la UE, con la comprensible oposición francesa se negará a incorporar parte de su territorio a un avispero terrorista.

La venganza por el asesinato y/o tortura de indeterminados militantes contra una persona elegida al azar, que solo llevaba dos meses en Alava, es indiscriminada y no es venganza útil porque tampoco aliviará el sufrimiento de los supuestamente represaliados.

La muerte de Juan Manuel solo ha provocado dolor y mucho sufrimiento a personas que nada tienen que ver y nada pueden decidir. Generará odio indiscriminado, engorda al nacionalismo español, afortunadamente no violento, y posibilita una mayor respuesta represiva que alejará la posibilidad de obtener los fines perseguidos. ¿Necesita ETA ese dolor para retro-alimentarse? Si esa es la respuesta es que hace mucho tiempo que ETA se quedó sin argumentos para seguir adelante.

No hace falta ser muy listo para saber que hoy, con él asesinato de Juan Manuel Piñuel, ETA no ha conseguido nada, ni tiene posibilidad alguna de conseguir algo, siendo esa perdida de una vida, de valor incalculable, innecesaria, inutil, un lujo que la sociedad vasca no se puede permitir y que ETA jamás podrá pagar.

No hay comentarios: