Primer atentado de ETA contra el TAV


Primer atentado de ETA en Hernani con amonal contra un empresa constructora del TAV, como siempre en beneficio de la clase trabajadora vasca. Dicho atentado coincide con las jornadas de movilizaciones contra el TAV iniciadas el pasado sábado, día 10 de mayo en diferentes localidades.

Se ha señalado que la adhesión de ETA a esta oposición es una muestra de su falta de apoyo en la calle. Históricamente esta estrategia (...) comenzó con la paralización de Lemoniz-Lemoiz que tantos frutos le dió y continuó con los más de 150 atentados contra la autovía; años después ahora es el momento en el que continúan en funcionamiento varias centrales nucleares muy próximas a nuestro entorno y los anti-autovía utilizan en sus desplazmientos esa vía a diario. También es de ley decir que, gracias a los opositores no violentos, se logró salvar una de las dos hermanas de Irurzun, ya que el proyecto inicial pasaba por encima de una de ellas y es que, a veces, los que realizan estas obras son de fuera y parece que trabajan con los ojos vendados y desconocen el valor de parte de nuestra geografía.

Desde los medios próximos se acusa al resto de partidos de intentar criminalizar la oposición a la construcción de dicha red ferroviaria, por supuesto que será dificil ver a miembros de algunas de esas plataformas pseudo-ecologistas participando en actos de condena por los asesinatos de ETA, pero siendo justo y defendiéndo desde esta editorial que ETA no puede marcar la agenda política, por pura coherencia ideológica, también en este caso y, a pesar de todo, deberemos defender que la existencia de ETA por si sola no deslegitima a la oposición contra el TAV. Además no se suele señalar que algunos sectores anti TAV, desgraciadamente minoritarios no aceptan el tutelaje de ETA que mancha de sangre todo lo que toca.

Por supuesto que existen argumentos en contra y argumentos a favor. En Navarra no se ha producido debate social, nadie ha explicado las ventajas del TAV (lo mismo que no hicieron con Itoiz o con las centrales de Castejón), nadie ha dicho que si no se construye muchas empresas, empezando por la VW se irá de Pamplona y parte de la ciudadanía navarra tiene todo el derecho a verlo como una imposición. Los únicos que dan argumentos en Navarra sobre el TAV son los opositores que critican que suponga un coste equivalente a 99.530 viviendas nuevas.

En la CAV, por el contrario, en las principales localidades se instaló una oficina de información al ciudadano en la que se explicaba con detalle toda la futura obra; el plazo de alegaciones fue anunciado a bombo y platillo para que, todo el que quisiera, pudiera dar sus argumentos en contra; gracias a ello se realizaron modificaciones en el proyecto incluso incrementando el presupuesto del mismo. El resultado final es que los escépticos se han reducido al mínimo posible y es una obra más querida por la ciudadanía. La actitud del gobierno vasco no se asemeja a una democracia participativa, pero constituyó un primer paso y no estaría de más que, aprovechando las elecciones forales, autonómicas o européas que tan frecuentemente padecemos se cuestionara también a la ciudadanía sobre temas que les preocupen. El TAV supone tantísimo dinero que su realización debería ser fruto de un consenso social mayoritario expresado libremente. Tal vez en ese momento la política fuera algo más cercano a la gente de la calle.

En Navarra se debe exigir a los gobernantes que expliquen su postura y que justifiquen el beneficio de una obra que es costosísima. Hay muchos argumentos a favor pero nadie los ha explicado, de momento solo hemos oido a los opositores y, por supuesto a ETA.

No hay comentarios: