Los aviones atraen la lluvia.


Como apasionado de los aviones miro al cielo cada vez que oigo volar un avión por encima de mí. No se desde cuando pero de un tiempo a esta parte Pamplona – Iruña se ha convertido en un inmenso pasillo aereo. Se ven aviones militares en formación, enormes aerolineas comerciales y pequeñas avionetas de recreo que se pasean disfrutando del paisaje.

Ayer día 30 de agosto era un día caluroso y soleado; ni una nube en un cielo azul pocas veces visto en nuestra capital navarra. En media hora pude contar mas de 30 aviones. Después de comer, tumbado en la piscina seguía mirando al cielo viendo constantemente pasar aviones en dirección a los cuatro puntos cardinales. El cielo se convertía en un tablero de ajedrez dibujado con blancas estelas. 



Poco a poco, hora tras hora, una neblina blanca empezaba a cubrir el cielo. Algunas estelas desparecían en unos momentos, pero otras permanecían durante horas; se expandían y junto con decenas de otras estelas formaban esa creciente neblina.


CHEMTRAILS.

Tras mirar en internet ví que existe una teoría conspiranoica, denominada “chemtrails” (estelas químicas) que advierte que los aviones, incluso civiles, desprenden algún tipo de fumigación con desconocido propósito. Los detractores dicen que eso es una estupidez.



Video sobre chemtrails.

Tras mi observación aerea lo de las chemtrails no me ha parecido una teoría confiable y no he podido comprobar que existan diferencias entre las estelas de los aviones que nos sobrevuelan. Casi la mayoría eran largas y permanentes y me parecía corroborar que, salvo alguna excepción, si éstas tienen la misma dirección y altitud, su estela es similar. Debido al viento o al cllima algunas eran intermitentes y las menos eran las que se desvanecían en pocos segundos.


Por la noche tenía previsto acudir a una excursión municipal para ver estrellas. Al llegar me decepcioné bastante pues la expedición nocturna se había cancelado porque se estaba nublando. Por nuestra cuenta fuimos a ver un par de estrellas antes de volver a casa y decenas de aviones seguían pasandonos por encima con sus luces de posición tintineando en la oscuridad. Efectivamente la osa menor era dificil de ver a traves de esa niebla que parecía mecerse con el viento.


Hoy 31 de agosto de 2011 ha amanecido con nubes y ha llovido; a pesar de que el termómetro supera los 30 grados; hoy no hay piscina.Entre las nubes la neblina es bastante espesa.


Vuelvo a internet y veo con preocupación que las estelas de los aviones tienen un efecto directo demostrado sobre el clima.


Las estelas de condensación de los aviones son nubes artificiales a todos los efectos. Llamadas en inglés “contrails”, se forman cuando el avión viaja a altura de crucero (la más alta) y la temperatura en ese punto puede ir de los -20º a los 60 grados bajo cero e incluso menos. Las estelas son cristales de hielo y vapor y se forma de diversas maneras: por la diferencia de presión en las alas, por el agua que se desprende del motor del avión y por la que está presente en la propia atmósfera.


Básicamente hay dos tipos de estelas. Si el avión pasa por una zona más seca su estela se evapora en segundos, si pasa por un lugar con más humedad formará una estela de mayor duración





1.- Efecto Global: OSCURECIMIENTO O CALENTAMIENTO GLOBAL.


La contaminación producida por los aviones supone solo, según los estudios publicados, del 3% al 5% del CO2 y esas estelas no son demasiado perjudiciales.

Parece demostrado y admitido por todos los científicos que esas nubes altas, semejantes a los "cirros", crean un envoltorio sobre la Tierra que no deja escapar el calor, pero difieren los expertos respecto a la consecuencia directa sobre el “cambio climático” porque algunos afirman que provoca el temible “efecto invernadero” y otros, por el contrario, creen que se produce un enfriamiento y no un calentamiento.

Los favorables a que las estelas provocan un “oscurecimiento global” consideran que todavía aumentaría más la temperatura global si no fuera por el enfriamiento que provocan las estelas de los aviones y se basan en que, la temperatura aumentó en casi 2 grados en los USA tras la paralización de la navegación decretada durante dos días después de los atentados en Nueva York del 11-S. Otros autores (Univerdidad Texas A&M) defienden que eso pudo deberse a cusas naturales, lo cual otros científicos niegan que solo se deba a causas naturales al ser tan importante dicho aumento (Universidad Wisconsin-Whitewater).

El Centro de Medio Ambiente de Lancaster estudió el efecto que tuvieron los bombardeos de 1944 sobre el clima local cuando centenares de aviones llenaban de estelas los cielos hasta blanquearlos y comprobaron tras el análisis de esos “raids” que la temperatura bajó en esas zonas casi un grado centígrado, lo cual fue corroborado por sus homónimos de la Universidad Metropolitana de Manchester




LAS PEORES ESTELAS SON LAS DE LAS NOCHES DE INVIERNO.

Todavía es peor si las estelas se producen por la noche. A pesar de que los aviones principalmente vuelan de día en un 75% de las ocasiones. Por la noche es cuando la Tierra deja escapar su calor y regula su temperatura y esa cuarta parte de vuelos nocturnos parece ser la responsable de hasta el 80% del aumento de temperatura achacable a las estelas (Universidad de Reading y de Leeds).

Según estos estudios citados también influye la estación del año, pues lógicamente en invierno hay mayor humedad. Representando los vuelos en invierno el 22% de los realizados, suponen un 50% del calentamiento por tráfico aereo aunque también señalan que su incidencia actual en el clima es limitada, pero que el progresivo aumento de este medio de transporte hace necesaria cierta preocupación. Por su parte los científicos del Centro Aeroespacial de Alemania señalaron que, pese a que no está cuantificada eactamente esa incidencia en el clima, aconsejan estudios para reducir el impacto que provocan las estelas.

Asociaciones ecologistas alertaron de estos peligros solicitando la prohibición de los vuelos nocturnos y la autoridad internacional de aviacción civil (OACI) solicitó un informe que corroboró la existencia de dicho riesgo.


2.- Efecto local: LOS AVIONES PROVOCAN LLUVIA.

Las estelas que surgen cuando el avíon pasa por un ambiente húmedo, como hemos dicho, son más duraderas y no desaparecen al poco tiempo y parecen ser las estelas más preocupantes porque son las que acaban formando nubes altas, los “cirros”.

Lo que pude ver tras el cielo azul de ayer y la lluvia de hoy ha sido corroborado por nada más y menos que la “Centro Nacional de Investigación Atmosférica” de EEUU que afirma que, aunque globalmente no parece que las estelas tengan efecto en el clima, localmente si que provocan que, por ejemplo, cerca de los aeropuertos llueva más amenudo.





Es decir las plegarias o las danzas indias para atraer la lluvia palidecen ante la creación de lluvia por parte los aviones. El aeropuerto de Madrid no es el sitio más lluvioso de España, porque como hemos dicho las estelas se producen cuando el avión está en su punto más alto y en las proximidades del aeropuerto se despega y se aterriza sin provocar estelas.

Es en los sitios de paso, como Pamplona, donde se pueden ver cada día cientos de estelas.


Protestas, propuestas y medidas.

Un informe propuso que los aviones bajaran su altura dat.inist.fr/?aModele=afficheN&cpsidt=16887790e vuelo, pero esto tendría el inconveniente de que, al ser el aire más denso a menor altitud, utilizarían más combustible y generarían mayor contaminación. Las empresas se han opuesto a una medida que aumente sus costes de carburante.


Como decimos voces autorizadas han solicitado medidas tan simples como la prohibición/ reducción de los vuelos nocturnos, por otra parte los conspiranoicos recuerdan que todavía es más simple porque desde febrero de 2010 existe una patente (Us 20100043443) para suprimir las estelas de los aviones por lo que parece que los beneficios empresariales priman sobre los intereses medioambientales y, en definitiva, sobre nuestra salud.

En Pamplona la contaminación es bastante pequeña, por lo que es más fácil notar el impacto de fenómenos como la contaminación aerea y en el ámbito egoístamente personal, estoy hasta las narices de que llueva un día si y otro también, que llueva en julio y agosto, en mayo o diciembre y que cuando no llueve está el cielo cubierto de nubes. Todo es muy verde porque no para de llover y me fastidiaría no poder tomar el sol diez días seguidos porque las compañías aereas no ponen el eliminador de estelas.

Espero comentarios que me animen porque no creo que pare de llover hasta junio 2012.


Referencias del artículo y Enlaces de interes:

-          El País: “Chimeneas volantes” (nov 2009) 

-          BBC: “Estelas de aviones: amenaza climática” (jun 2006) 

-          ABC: “Las estelas de los aviones son un peligro para el clima, según Nature” (mar 2011)

-          La Voz de Asturias: “Las estelas de los aviones agujerean las nubes” 

-           





No hay comentarios: